Archivos de la categoría ‘Lo caminado’

Niño en vigilia

Publicado: 11 marzo, 2017 en Lo caminado, Microrelatos, Realidades

Aquella noche le costó conciliar el sueño, y las siguientes, en un tiempo no serian mejores. La quietud tras el crepúsculo se habría convertido en su refugio, en ella podía aislarse totalmente del ruido y centrarse en sus pensamientos. Aquel estado había embriagado sus sentidos hasta tal punto que a duras penas podía reconocerse. Nada de lo que en él veía era siquiera una leve reminiscencia de sus anhelos. Pero en la frialdad de su habitáculo, al abrigo de la oscuridad se dio lugar el mágico reencuentro.

De súbito el olvidado sonido comenzó a resonar en su mente. Su cuerpo yacía inmóvil sobre la cama y sus extremidades permanecían rígidas como maderos de féretro mientras una música capaz de apaciguar el ánimo retumbaba en la habitación. Era esa voz que tanto había intentado acallar desde la fatídica ruptura con él mismo, la cual le recordaba quien era y aparecía cuando estaba en comunión con su cuerpo, mente y espíritu. Por alguna razón aquella noche volvió a resurgir con estrepitosa elocuencia y como si de una desfragmentación de un disco duro ordenó cada uno de los pensamientos dándole a cada uno de estos su lugar e importancia. Tras la repentina irrupción cualquier indicio de ansiedad o nerviosismo fue erradicado de forma que un estado de sosiego y serenidad se apoderó del cuerpo que hacia escasos segundos parecía una yacija, un leve rasguño en la realidad esperando dar el último suspiro.

A menudo no conseguía la aprobación de quién más ansiaba, y eso le hizo buscarla en espejos de dudosa fiabilidad. Sabía perfectamente que no había nada más importante que valorarse uno mismo; y aunque no le resultaba fácil, lo intentaba, y la mayoría de los días lo lograba. Sin embargo, cuando se ven envueltos sentimientos como la amistad o el amor todo se puede volver más complicado. La desaprobación de lo que sentía una parte esencial en su vida estaba consumiendo paulatinamente sus energías y de forma inconsciente empezó a robarlas, para suplirlas, de donde nunca debería. Así fue como acabó aislándose de la vida, como un coche sin combustible que se aparta para no entorpecer.

Despertaba cada día junto a alguien por quien moriría, eso le hacía sentir bien, pero el sentimiento que compartían no era lo bastante fuerte como para cicatrizar las heridas que ambos sufrían. Estaban mustios de amor los árboles que se daban sombra, pues sabían que así nunca crecerían, que se marchitarían mientras el veneno consumía sus, hasta hace poco, frondosas hojas; eran conscientes que aquella simbiosis con alguno de los dos acabaría.

Meditacion-guiada-Conectar-con-nuestro-nino-interior

De modo que se recluyó en el más oscuro de los inviernos para poder afrontar la tormenta de reproches y desprecios. Pasó las noches deseando ser cualquier otra persona, volviendo a fantasear con los más lúgubres y funestos pensamientos, lanzando al vacío su cordura para precipitarse tras ella, recobrarla, y de nuevo volverla a lanzar viendo como describía una parábola diferente a través de recuerdos y sentimientos hasta caer en la desolación de la impotencia que produce la imposibilidad de alcanzar un sueño. Por suerte una de las noches y tras arrojar su mente por enésima vez al desolador abismo de su autoproclamada culpabilidad escuchó algo semejante al eco, o más bien parecido a una casi extinta voz que se apagaba debido al ruido proveniente del exterior. Fue un sonido suave al principio, casi imperceptible, a duras penas entendía lo que decía, pero pasado un breve tiempo pudo entender algo parecido a “liberame”.

Ya había pasado por circunstancias similares, y aunque para muchos ahogar las penas en humo y alcohol seguía funcionando, para él aquel método solo producía una breve anestesia y amnesia temporal que desembocaba en las más dolorosa de las resacas, el remordimiento y la culpabilidad. Por suerte la voz que retumbaba en su cabeza adquiría vigor a medida que los estados de trance se sucedían con mayor frecuencia y la comunión con su consciencia aumentaba, dándole visibilidad a una coherencia entre actos y pensamientos que ya no acostumbraba. Cada vez estaba más cerca de volver a sentir la plenitud que confiere la libertad de izar sus propias banderas, de soñar con encuentros donde ya el temor al rechazo no interfiriera. Estaba decidido, volvía a escucharla con extrema claridad, era la voz de su niño interior, y esta vez no dejaría que se fuera.

Reguero

Publicado: 10 marzo, 2017 en Lo caminado, Pulsiones

Soy amante de causas perdidas, así fue que cambié la alegría y la ilusión por un estado de irascible tristeza permanente, es fácil perder la cabeza cuando no se puede conservar lo que se ama. Es difícil mantenerse inhiesto cuando sientes que la más leve brisa puede partirte. Cuando sientes que los valores que te mantienen arraigado a tu personalidad son arrancados de cuajo. No importa nada si vivir se convierte en un pesado transito; cuando sientes que el ansia de vivir se esfumó con el último portazo.

war5ndsnrwno8v0c5uaq0

Lejanía II

Publicado: 10 marzo, 2017 en Lo caminado, Pulsiones

La cronometría del alma



La noche propicia obviar la fatídica distancia, y así cierto consuelo trae la quietud del letargo. Porque cuando deciden chocar las almas en su baile espectral, aunque al mundo se lo trague el azufre, todo se hace posible. Luego se rasga la frágil pecera de los deseos, y, al despertar, vuelvo a ser el olor de una incierta penumbra que, sin saber bien donde nace, fantasea con labios donde morir quisiera.

Ver la entrada original

Lejanía

Publicado: 10 marzo, 2017 en Lo caminado, Pulsiones

La cronometría del alma



Todo lo que me seduce queda lejos, tan lejos como una melodía ochentera silbada al atardecer, en un mugriento espigón, o es ajeno, tan ajeno como los labios de dónde proviene. Unos ojos que encuentran lo que nunca creí ser, el roce fortuito de miradas que pueden aprisionar, el sueño de dioses jugando a ser demonios, el reposo de la mar en la orilla frente a dos amantes desnudos, la silenciosa compañía de la comprensiva soledad, el descanso de los que padecen o el llanto de los que dañan…

Lejanía


Ver la entrada original



Creer quisiera en lo que escribí, en lo que escribo quisiera seguir siendo, sin embargo, ahora leo tinta desgastada, y creo ver tus recuerdos muriendo. Si amar es dar, y querer poseer, amaré…y amaré, pero juro que jamás querré. Nos entregamos parte de nuestra juventud, cabalgamos a lomos de nuestras pasiones experimentando con ansiosa devoción lo que la vida nos brindaba, ruborizamos a la luna, imaginamos la vejez, aprendimos a herirnos, que en la magia del instante no hay cabida para el después, aprendí a vestirme con tu sonrisa, a convivir con el dolor de tu ausencia, a vivir de tu mano, a crecer sin dependencias. De ti tomé, lo que nunca me podrías arrebatar, te di, cuanto quisiste de mí, en mis labios dormía tu nombre, y aún arden mis manos, al recordar tu piel. Sé que desvelo la intimidad, pero qué importa que sepan, qué importa que digan. Fuiste fuente en los pesados días y estrella en las noches que volaba, mas cuando en la cama caía con lo puesto, era dulce placebo poder soñar con tu gesto. No fue difícil la elección del camino, no tanto como seguir andando, doy un paso recordando…otro olvidando.


Liebster award

Publicado: 12 noviembre, 2013 en Lo caminado
Etiquetas:, , ,

Liebster award
Saludos a todos los que os dejáis caer de vez en cuando por este rincón. Esta atípica entrada se debe a que Bernabé Borrero y a Silvia Márquez me han nominado al Liebster award a través de sus blogs Gallen shadow y las últimas palabras, lo cual agradezco enormemente.

El premio en cuestión fue creado el 2010 en Alemania a modo de reconocimiento a los nuevos blogueros de menos de 200 seguidores, para incentivarlos principalmente. Las principales normas del Liebster Adwars son:

1. Debes tener un Liesbter para poder nominar a un total de 5 ó 11 ó 20 blogs. Dependiendo del abarcamiento de tu blog.

2. En Los Liebster se es nominado entre las selecciones de algún blogger ya ganador de uno y que nomine a cierta cantidad, estos nominados se convierten en ganadores al momento que responden las preguntas que se le han señalado y nomina a otros blogs.

3. Al ser nominado a un Liebster, debes seguir al blog que te otorgó la nominación

4. Plantear otras 11 preguntas a tus premiados.

Pues siguiendo las normas, estas son las respuestas a las preguntas de Bernabé:

1.¿Por qué empezaste a escribir?

Supongo que fue porque un día de la madre, en la escuela, acabé escribiendo poemas para las madres de casi todos mis compañeros y desde entonces las hojas desperdigadas y las carpetas emborronadas me acompañaron, siendo un refugio en muchas ocasiones y una válvula de escape en tantas otras. Sin duda, también gracias a los familiares que me han contagiado el amor por las letras y me animaron para que nunca dejara de escribir.

2.¿Tienes alguna meta en cuanto a tus escritos?

Ninguna, hubo un tiempo donde fantaseé con ello, pero la realidad suele dejar poco espacio a los sueños.

3.¿Prefieres escribir sobre algún género en concreto?

Me siento cómodo escribiendo ciencia-ficción y relatos fantásticos, aunque no tengo preferencia por ningún género especialmente. Bueno sí, el femenino.

4. ¿Tienes mucha relación con otros blogueros?

Digamos que soy un bloguero tímido, no tengo mucha relación, exceptuando a mis familiares y conocidos que tienen un blog, la verdad que no soy un bloguero muy activo en lo que a escribir comentarios se refiere, aunque visito y leo bastantes blogs con frecuencia.

5. ¿Cómo prefieres leer, en digital o en papel?

En papel, aunque últimamente leo bastante en soportes digitales, pero no suelen ser textos muy extensos.

6. ¿Crees que la facilidad de publicación con libros electrónicos están destrozando la literatura?

No creo que la literatura se pueda destrozar por encontrar un nuevo soporte donde exhibirse, seguramente cambiará la industria de las letras, pero la literatura seguirá existiendo mientras haya enamorados que se carteen, padres que inventen cuentos para sus hijos o inconformistas que quieran moldear su realidad con palabras, entre tantos otros que nutren a tan hermoso arte. Además conozco bastantes personas que no solían leer y ahora se beben los libros en sus ebooks, lo que no quiere decir que hayan pagado algo por ellos.

7. ¿Sueles escuchar música mientras escribes?

Escucho música durante casi todo el día, pero depende de mi estado de ánimo, sobre todo la escucho si me atasco al escribir y creo que alguna canción en concreto o algún estilo me pueden ayudar a concentrarme.

8. ¿Cómo te imaginas un mundo ideal?

Me lo he imaginado de muchas maneras, podría decir que cada cierto tiempo me gusta realizar ese ejercicio, y tras muchos intentos sólo tengo la certeza de que es cambiante, un mundo que se mueve al compás de las necesidades y no de los intereses sería la definición más acertada.

9. ¿Un libro que te haya marcado?

Sin duda han sido libros que llegaron a mi poder en la adolescencia, y para no caer en tópicos diré El enigma y el espejo –Jostein Gaarder- , las nueve revelaciones -James Redfield -o más recientemente Firmin –Sam Savage-

10. ¿Por qué decidiste poner tus escritos en un blog?

Básicamente para tener otro lugar donde recopilarlos, dos discos duros convertidos en pisapapeles me han hecho desconfiar un poco de los ordenadores, y eso que son mi profesión. Por otro lado, hay cosas que escribo que me gusta compartir, me cansé de hacerlo en las redes sociales y decidí crear un rincón un poco más personal y personalizable.

11. ¿Hay algún libro que te gustaría ver en la gran pantalla?

Me encantaría ver una animación de “Firmin” una película de “el nombre del viento”, quizás “Jonathan Strange y el señor Norrell” y una adaptación de algún libro de J.J. Benitez.

Y aquí las respuestas a las preguntas de Silvia:

1ª ¿Qué te llevó a crear un blog?

Contestado a Bernabé en su décima pregunta.

2ª. Tres cosas que cambiarías de este mundo.

Cambiaría muchas cosas, demasiadas, quizás, pero si en mi mano estuviera erradicar algo… sería, seguramente, el egoísmo, la altanería y la codicia.

3ª. ¿Crees que el ser humano está hecho para vivir en una sociedad globalizada o que ésta saca lo peor de él?

Sin duda, el ser humano necesita de los demás y tiende a asociarse para conseguir sus objetivos; el problema es que nuestro modelo de globalización se centra en globalizar las riquezas y los mercados mientras los flujos migratorios son dominados por ciertos poderes a su antojo, siendo ésta una globalización financiera y no humana.

4ª. ¿Hay vida inteligente en otros planetas?

Tengo la esperanza de que sí, pensar lo contrario me parece un síntoma de egoísmo.

5ª. ¿Y en este?¿somos realmente inteligentes o lo suficientemente tontos como para creer que lo somos?

Más bien lo segundo, no creo que la inteligencia que demuestran tener algunos de nuestra especie sea la suficiente como para creer que toda la especie lo somos. Las mentes brillantes vienen a ser una anomalía en los humanos.

6ª. Imagina: la humanidad se extingue. ¿buena o mala noticia para la tierra?

Si fuera plena la extinción, mala. Aunque una extinción selectiva nos vendría muy bien.

7ª. Algo que te aterrorice.

La soledad cuando no es elegida, tener necesidad de los que aprecias y que no se encuentren a tu lado.

8ª. Un libro, película, canción, pintura (o cualquier otra manifestación artística) con la que te quedarías.

Película: El planeta libre, libro: Firmin, canción: Aqualung de Jethro tull o alguna de Manolo García, pintura: alguna de Banksy

9ª. Algo que te encante.

El alba y el atardecer, me resultan hipnóticos. La luna, un imán para mis ojos.

10ª. Algo inútil (desde el punto de vista práctico) que te gustaría aprender.

Algún sistema de comunicación cifrado y en desuso como el Morse, en muchas películas le acaba salvado la vida al protagonista.

11ª. ¿Tienes algún sueño en la vida?¿cuál?

Viajar me apasiona. Supongo que los otros sueños se fueron difuminando a medida que los brazos de la “realidad” ceñían ese maravilloso mundo donde solía acudir a refugiarme. Hoy día me conformo con sufrir lo menos posible y ayudar a los que me rodean en lo que me sea posible.

Preguntas para los blogs que nomino:

1ª. ¿Qué te mueve a la hora de escribir??
2ª. Un libro, película, canción, pintura (o cualquier otra manifestación artística) con la que te quedarías
3ª. ¿Hay algún libro que te gustaría ver en la gran pantalla?
4ª. ¿Qué crees que te aporta la afición de escribir?
5ª. ¿Hablas de literatura con tus allegados?
6ª. Algo que te aterrorice.
7ª. Imagina: la humanidad se extingue. ¿Buena o mala noticia para la tierra?
8ª. ¿Por qué decidiste crear un blog?
9ª. ¿Qué prefieres publicar en tu blog?
10ª. ¿Cuánto tiempo dedicas a la actualización del blog y a la lectura de otros blogs?
11ª. ¿Qué sueles buscar cuando te zambulles en los miles de blogs que tienes al alcance?

Blogs que nomino:

Una noche en el Monte Agudo

Catalejo

La escritura de los pájaros

Crónicas, sucesos y delirios

Susurros del pensamiento



Una plañidera procesión se dirige hacia el camposanto contagiando a cuantos encuentran a su paso con su lastimero gesto. Siempre tuve la palabra fiesta como sinónimo de alegría, jolgorio o diversión, sin embargo, en estos días, donde las calles se engalanan con puestos donde se venden diversos tipos de flores, aflora la enraizada creencia de que quién no sufre y se apena es porque no tiene sentimientos o corazón. De manera que las nuevas generaciones huyen de la quejumbrosa tradición para acercarse a la importada fiesta de halloween, y aunque no sea santo de mi devoción la cultura de dicho país, aún lo es menos hacer cada año como si los seres queridos que ya no están en nuestra misma realidad volvieran a fallecer. Son varios los amigos y familiares que he perdido a lo largo de mi corta existencia, sin embargo, prefiero rememorarlos desde la alegría que me otorga tenerlos aún entre mis recuerdos y no llorando, pues siempre valoré más su estancia junto a mí que su despedida.




Bajó del coche torpemente, sus movimientos vacilantes hacían asomar las dudas que en su interior flotaban a la deriva, en busca de alguna nueva certeza donde orillar, sus erráticos pasos la alejaron de mí, la seguí con la mirada hasta que se perdió en las sombras de la calleja y con la imagen de su cuerpo tambaleándose, como si los incesantes cambios que en él se producían no la dejaran dominar del todo las dimensiones de aquel envoltorio, sentí que el vínculo que nos unía se reforzaba con la complicidad de cada nueva experiencia. Quedé absorto durante unos instantes, recordando mis vivencias a su edad, me alegraba saber que la etapa más dura, de lo hasta ahora vivido, para ella estaba siendo, sin duda, de las más felices.
Desde que llegó a casa supe que aquello era para siempre, tenía una nueva responsabilidad y aunque me sentía inexperto tenía claro que debería alimentar sus sueños y esperanzas a la par que protegerla y advertirla de todos los peligros que la vida le depararía, pero siempre dejándola correr, dejándola experimentar aunque yo no estuviera preparado para asimilarlo, dejándola volar y dejándola caer para verla levantarse con orgullo, y es que tras trece años cayéndoseme la baba, seguimos aprendiendo a ser hermanos.




Las fronteras se dilatan a la velocidad que se mueven las personas, así lo sentí siempre, así lo siento a medida que acontecen los forzados cambios. La pétrea capa que creamos, a lo largo de nuestras vivencias, para defendernos del sentimiento de vulnerabilidad, de nada sirve, es arena mojada. Si alguien piensa que las personas no son imprescindibles, disiento totalmente, pues si no lo son en un presente o en un futuro, sí lo han sido en un pasado, del cual podemos discutir si ha existido o no, pero del que la reminiscencia me hace sabedor de que no estaría donde estoy, ni sería quien soy, si no es gracias a esas personas que me han acompañado en las escatológicas etapas a través de las que discurrimos, ofreciéndome un infatigable hombro. Familiares, amigos, incluso quien vino a darme una dolorosa lección para marcharse con sarcástica sonrisa son en su mayoría parte imprescindible de mí. Aprendí a vivir meciéndome en la alegría de los que me rodeaban y apreciaba, filosofando en noches de humo y balcón, coloreando grises tardes de bancos y pipas, a veces, disfrazado con cajas de cartón, cual caballero con grácil corcel, otras, en serena confesión, construyendo vínculos indelebles ante el paso de un corrompedor tiempo. Entre callejones como Spawn y sesiones de la película Kids fuimos abriéndonos paso en una despiadada ciudad, sobre todo para los adolescentes. Tras el paso de los años algunos de esos chiquillos y otros que llegaron en épocas posteriores, siguen siendo parte imprescindible de mí, y con la esperanza de encontrar personas tan valiosas como he encontrado a lo largo de mi breve existencia abro los ojos cada día, en firme deseo de tener un nuevo encuentro con una parte de mí, en continua búsqueda, descifrando la ignota existencia, desmarañando los sentimientos para sacudir todo aquello que detesto. Bien cobijándome en la sonrisa de mis alumnos o arropándome antes de dormir con algunas palabras de Borges, el frío invierno que se presenta se hará más llevadero, pues aunque por estos cielos aún reina un fulguroso sol, siempre me consideré criatura de la noche, de manera que es la ciclotímica luna quien gobierna mi ánimo, hoy como ella: menguante.

…Ella, si a la luna veía preguntaba
yo, si con mis ojos se viera pensaba…

Otra despedida

Publicado: 23 octubre, 2013 en Lo caminado, Microrelatos, Realidades
Etiquetas:, , ,


A ojos de una calurosa tarde enmudeció el aeropuerto, latidos…sólo latidos se oían.