Lejanía II

Publicado: 10 marzo, 2017 en Lo caminado, Pulsiones

La cronometría del alma



La noche propicia obviar la fatídica distancia, y así cierto consuelo trae la quietud del letargo. Porque cuando deciden chocar las almas en su baile espectral, aunque al mundo se lo trague el azufre, todo se hace posible. Luego se rasga la frágil pecera de los deseos, y, al despertar, vuelvo a ser el olor de una incierta penumbra que, sin saber bien donde nace, fantasea con labios donde morir quisiera.

Ver la entrada original

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s