Sobre voces y maleantes de vocación

Publicado: 27 noviembre, 2013 en Circus-estancias
Etiquetas:, , , , , , , , , , , , , ,


Convivimos día a día con la mala praxis del enchufismo, la omnipresente corrupción y la perniciosa impresión de que tan sólo quien engaña es inteligente, un mal endémico que se extiende a todas las sociedades democráticas actuales. Naufragamos en un lago artificial que la propia civilización se encargó de anegar con su condescendiente pasividad ante la encarnizada desestructuración del estado de bienestar, cuyas comodidades otrora nos embelesaban y servían como bálsamo ante el resto de sinsentidos. En estos momentos, cansados ya del todo tiene un precio, y lo que menos vale son las personas, parece que la voz que reclama es un enemigo al que reprimir y contener, pero sobre todo al que ocultar y acallar. Vagamos sin rumbo entre las ominosas manos de chantajeados dirigentes y amorales especuladores, como una bola a merced de un trilero, y en tal situación es fácil aprovechar la desesperación ciudadana para conseguir que un mensaje tan peligroso como el xenófobo tenga un calado y una nefasta repercusión social. Somos testigos de una maquiavélica campaña de descrédito contra todos, menos contra los culpables de la situación actual. Oía, pocos días ha, en una tertulia que los mercados intentaban desprestigiar a los políticos para así conseguir que el pueblo dejara de tener confianza en su herramienta para hacer política. Tal chiste ni en el club de la comedia se les hubiera ocurrido, ellos mismos han mancillado su casta, haciendo caso omiso a la voz del pueblo, alzando sus cuellos para escuchar sólo la voz de su amo, el dinero. Bajo el consentimiento de todo el elenco de parásitos sociales que componen los dirigentes de empresas y partidos políticos se ha producido una sistemática expoliación de países, con ayuda de sus mandatarios, por supuesto, y tras obligar a millones de persona a abandonar su tierra, por no esperar un futuro digno en ellas, pretenden que nos enfrentemos unos a otros, achacando la culpa de la falta de trabajo a los que vinieron en busca de una vida mejor, como si ello fuera un delito. Juegan una partida de ajedrez, y nosotros somos los peones, únicamente se nos permite caminar en una dirección mientras ellos enrocan, usan sesudas estrategias para dar jaque a nuestra capacidad de decisión y juicio, enturbiando la verdad con su incesante demagogia y sus consignas populistas con tal de seguir confundiendo a los que no se atreven a abrir las puertas de la desoladora realidad.

peones


Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s