Aprendiendo

Publicado: 30 octubre, 2013 en Lo caminado, Pulsiones
Etiquetas:, , , , , , , ,


Bajó del coche torpemente, sus movimientos vacilantes hacían asomar las dudas que en su interior flotaban a la deriva, en busca de alguna nueva certeza donde orillar, sus erráticos pasos la alejaron de mí, la seguí con la mirada hasta que se perdió en las sombras de la calleja y con la imagen de su cuerpo tambaleándose, como si los incesantes cambios que en él se producían no la dejaran dominar del todo las dimensiones de aquel envoltorio, sentí que el vínculo que nos unía se reforzaba con la complicidad de cada nueva experiencia. Quedé absorto durante unos instantes, recordando mis vivencias a su edad, me alegraba saber que la etapa más dura, de lo hasta ahora vivido, para ella estaba siendo, sin duda, de las más felices.
Desde que llegó a casa supe que aquello era para siempre, tenía una nueva responsabilidad y aunque me sentía inexperto tenía claro que debería alimentar sus sueños y esperanzas a la par que protegerla y advertirla de todos los peligros que la vida le depararía, pero siempre dejándola correr, dejándola experimentar aunque yo no estuviera preparado para asimilarlo, dejándola volar y dejándola caer para verla levantarse con orgullo, y es que tras trece años cayéndoseme la baba, seguimos aprendiendo a ser hermanos.


Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s